• Del centro hípico en su gestión diaria.
  • Del instructor/técnico deportivos/entrenador.
  • Del propietario del caballo por los daños producidos por este.
  • Del transportista.
  • Del veterinario.
  • Del herrador.
  • Y en general de cualquier interviniente en la actividad ecuestre.